Sectores económicos

Compartir
Vota:

Perspectivas socioeconómicas del valle a finales del siglo XX:

A pesar de la enorme pérdida de población, que provocó el abandono de 30 de las 40 casas existentes en el valle y de 123 personas desde el año 1960 al año 1980, la agricultura y la ganadería fueron las actividades económicas que dieron vida, durante el último tercio del siglo XX, a las familias que continuaron en el Valle de Lierp.

Las personas que perseveraron en el empeño de permanecer en el valle vieron mejorar su situación por la coincidencia, entre otros, de dos factores. Por un lado, se encontraron con la posibilidad de ampliar la extensión de sus tierras de cultivo mediante la incorporación, por el sistema de arriendo o partición de cosechas, de muchas de las tierras laborables propiedad de las familias que emigraron. Por otra parte, ello coincide con la introducción de la maquinaria agrícola en el mundo rural y la llegada de las ayudas económicas europeas que facilitaron en gran medida su adquisición. En consecuencia, aunque con pocos brazos en las casas, la agricultura del valle experimentó una recuperación que permitió dirigir su rendimiento hacia la comercialización.

Algo parecido ocurrió con la ganadería. Entre sólo dos o tres familias acapararon las hierbas particulares de los vecinos que abandonaron el valle, lo que sumado a la importante extensión del monte común del municipio, al cultivo de herbáceos y a la nueva generación de piensos, permitió el mantenimiento de 2.500 cabezas de ganado lanar. Otros vecinos, aprovechando el apoyo estatal y la recogida de la leche a domicilio, optaron por las vacas. Del mismo modo, el ganado porcino, con el apoyo de Copaga de Lérida y otras empresas, experimentó un aumento de la producción basada en la ausencia de riesgo y en la venta asegurada.

Además de estas mejoras en la agricultura y ganadería, que ayudaron a superar aquellos momentos de incertidumbre en los que las personas se debatían entre continuar o abandonarlo todo, otros adelantos llegaron al valle, aunque con demasiada lentitud. En cuanto a las infraestructuras, se asfaltó la carretera de Campo a Las Vilas del Turbón, se abrió paso hacia el valle del Isábena, se construyeron pistas para llegar a todas las fincas, se consolidó el tendido eléctrico, se mejoró la traída del agua hasta las casas, llegó el teléfono, primero en forma de cabina y después a los domicilios, se encementaron las calles, se tendió el alcantarillado para las aguas residuales, etc. Por primera vez, las comodidades de las viviendas del medio rural eran similares a las del medio urbano.

Con todo, durante el último tercio del siglo XX nuestro valle no pudo detener la emigración: unas veces porque los jóvenes perseguían nuevos horizontes, y otras, porque los mayores deseaban vivir próximos a los centros de atención médica. Lo cierto es que la población de hecho no ha dejado de descender.

En otro orden de cosas, el turismo rural, y nuevas urbanizaciones o recuperaciones de corrales, pajares y cuadras está llevando a nuestro Valle al abandono de la subsistencia tradicional. De no poder subsanar pronto esta tendencia, va a ser irreversible el cambio a todos los niveles en el Valle.
Desde luego no debemos olvidarnos de las incalculables posibilidades que brinda la gran montaña que nos preside, el Turbón.

A reseñar además que, entre las muchas cosas positivas, durante estos últimos treinta años, nuestro valle ha experimentado un gran avance en la cohesión social, tanto en la colaboración de todos los núcleos de población en las reformas y mejoras llevadas a cabo, como en la participación conjunta y solidaria en las manifestaciones de ocio y convivencia.


C/Unica de Egea - 22451 Valle de Lierp (Huesca) Tel. 974 550 201- Fax 974 550 201 - email: aytolierp@hotmail.com   


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

C/Unica de Egea - 22451 Valle de Lierp (Huesca) Tel. 974 550 201- Fax 974 550 201 - email: aytolierp@hotmail.com